Forestal

Forestal
Los primeros árboles de Acacia Negra fueron sembrados en Rio Grande do Sul en 1918, en el municipio de São Leopoldo, siendo cultivados cerca de 700 árboles. En 1928 ocurri� el primer sembrad�o con finalidad comercial, en el municipio de Estrela, iniciando en 1930 el cultivo en mayor escala.

Actualmente, los primeros arbolitos tra�dos en el pasado, se transformaron en millares de hectáreas de Acacia Negra, contando con la participaci�n de centenas de productores rurales. Por eso, la acacicultura se convirti� en una actividad de gran importancia econômica y social para el Estado de Rio Grande do Sul.
Compromiso Seta está comprometida a largo plazo con los Principios y Criterios de la FSC, de manera a garantizar una producción en régimen sustentable, garantizando los recursos para las presentes y futuras generaciones.

El manejo forestal aplicado por la empresa fue evaluado por la IMAFLORA – Instituto de Manejo y Certificación Forestal y Agrícola, a través del Programa SmartWood, basado en los Padrones Institucionales del FSC – Forest Stewardship Council, para Buen Manejo Forestal, siendo recomendado a recibir el Sello Verde del FSC.

Estar certificado por el FSC significa seguir rígidos criterios ambientales, sociales y económicos, posibilitando la producción en régimen sustentable por medio de la adopción de prácticas ambientalmente correctas, socialmente justas y económicamente viables.

La división forestal está compuesta por investigadores, ingenieros y técnicos del área, y tiene papel decisivo en el apoyo y expansión de la cultura de la acacia. Eso ocurre debido a implantación, mantenimiento y cosecha de los bosques de acacia, y también por el desarrollo y transferencia de tecnologías a los millares de productores rurales, que hoy están insertos en este negocio.

El compromiso de la empresa es fomentar y contribuir con el desarrollo de la actividad forestal, dentro de preceptos ambientales, sociales y económicos que garanticen la sustentabilidad a las futuras generaciones.
Ventajas La cultura de la acacia provee varias ventajas técnicas, ambientales y socio económicas. Actividad relacionada principalmente a pequeños y medianos productores, la siembra de la Acacia Negra beneficia hoy más de 40 mil familias en la región sur de Brasil.

El bosque, además de proveer la corteza y la madera para comercio, permite la siembra en conjunto con otros cultivos y la utilización del área para pastoreo. Ese aprovechamiento múltiple de los recursos, aliado a una buena remuneración, hace de esa cultura una de las mejores opciones de inversión en el sector primario.